pásele, pásele a las noticias de la carrilla

 

 
 

 

 

 
 

 
 

 
 

 

 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 

 

 

 

 

salud belleza moda

México 6 de febrero de 2018

 

En México, 40 por ciento de la leche que se consume no es pasteurizada

 

“En México, y en pleno siglo XXI, cerca del 40 por ciento de la leche que se consume, así como sus derivados, no están pasteurizados, y es entonces que se convierten en vehículos de enfermedades como brucelosis o tuberculosis. Por ello, es importante verificar que hayan pasado por este proceso”, recomendó Francisco Monroy, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

En nuestro país existen muchos mitos en torno a la leche, por lo que surge la duda de si es conveniente tomarla o no; sin embargo, su consumo es seguro y recomendable, siempre y cuando esté pasteurizada y se opte por la presentación que más convenga a cada persona, afirmó el especialista en inocuidad de los alimentos.

El universitario refirió que se cree que tiene toxinas y sustancias que dañan al intestino u ocasionan padecimientos como colitis; sin embargo, en los sitios de producción, regulados por las autoridades sanitarias, se exigen prácticas como la reducción del uso de antibióticos u otras sustancias en los animales, y cuando se llegan a utilizar, separan a los que están en tratamiento para evitar contaminar el producto y garantizar que sea inocuo.

“No se puede dar una respuesta genérica sobre si es bueno o malo beberla, porque depende de las características de cada persona; sin embargo, hay una gran variedad que, sin perder sus propiedades nutrimentales, son seguras para el consumo humano, y lo que básicamente se modifica en cada una de ellas es la proporción de grasa y proteína”.

La leche es una fuente importante de calcio y es accesible para la población en general, tanto por su costo como por su distribución y características. Las hay, por ejemplo, maternizadas, que han sido modificadas en su estructura y contenido proteico y de grasa para que puedan ser consumidas por los niños y contribuir a su buen desarrollo.

La entera tiene cerca de 30 por ciento de grasa y más o menos la misma proporción de proteína; la deben consumir principalmente los infantes debido a las necesidades de energía que requiere su organismo.

En cambio, los adultos deben reducir el consumo de grasa, así que es recomendable la semidescremada (14 a 16 por ciento de grasa) o totalmente descremada (light), que tienen el mismo componente de azúcar y proteína, pero no de grasa.

Mucha gente deja de tomar leche en la edad adulta, entonces el aparato digestivo deja de producir una enzima llamada lactasa, que procesa la lactosa, el componente sólido más importante de la leche, rico en energía.

Si ya no se produce esta enzima, al consumir leche se provocan diarreas y es cuando surgen los problemas de intolerancia a la lactosa. “Para sortear estas reacciones, en el mercado se ofrecen productos ‘deslactosados’, a los que, en realidad, no se les quita la lactosa, sino que se les añade la enzima que la desdobla y la transforma en azúcares, que son absorbidos por el organismo”, explicó.

También hay leche deslactosada light, con lo que se controla el problema de la intolerancia a la lactosa y el consumo de grasa, añadió Monroy.

A algunas personas no les gusta la leche, para ellos hay derivados como el queso, la crema, el yogurt y la mantequilla, “de modo que podemos ingerir lo que más convenga a nuestras condiciones de vida”.

El académico resaltó que una parte de la población se inclina por un estilo de vida más “sano”, y cree que los productos artesanales u orgánicos son mejores, “pero esa idea no necesariamente es cierta, porque elaborar artículos orgánicos bajo estrictas normas de calidad y procedimientos ecológicos es muy costoso, lo cual además de hacerlos poco accesibles para el común de las familias mexicanas, no garantiza que hayan pasado por un proceso de pasteurización”.

Además, concluyó, muchos aún no entienden que la leche debe proceder de un ser vivo, porque las denominadas “leches” de soya o almendra sólo son agua edulcorada que trata de imitar, sin lograrlo, su consistencia, sabor y propiedades.
 

 

 

Alimentos ultra-procesados

 

Alfonso Totosaus*/TSA

En los últimos años se ha encontrado una relación entre el consumo de alimentos ultra-procesados y la obesidad, consistente con el perfil obeso-génico de estos alimentos. En Europa, la más baja prevalencia de obesidad (7-8 %) está en relación a un menor número de alimentos ultra-procesados (Francia o Italia, por ejemplo), y una taza mayor de obesidad corresponde a la ingesta mayor de alimentos ultra-procesados (como en el Reino Unido).

El procesamiento de los alimentos surgió como una manera de conservarlos. Una buena cacería o cosecha hicieron que se buscaran maneras de conservar los alimentos en un estado consumible por más tiempo. Desde los días de Nicolás Appert (quien invento el enlatado) o Luis Pasteur (quien invento la pasteurización) hasta nuestros días, los alimentos procesados han evolucionado mucho. En la segunda mitad del siglo pasado los alimentos listos para comer, fácil de calentar, que modificaron la dieta y los patrones alimentarios, empezando en los Estados Unidos. La comida rápida se ha extendido a nivel mundial, sin dejar a un lado los supermercados. Mucha de la comida que allí se vende llama nuestra atención, nos seduce, nos invita a probarla con el riesgo de volvernos adictos a ella (además de ser bombardeados con la publicidad).

En los últimos años se ha encontrado una relación entre el consumo de alimentos ultra-procesados y la obesidad, consistente con el perfil obeso-génico de estos alimentos. En Europa, la más baja prevalencia de obesidad (7-8 %) está en relación a un menor número de alimentos ultra-procesados (Francia o Italia, por ejemplo), y una taza mayor de obesidad corresponde a la ingesta mayor de alimentos ultra-procesados (como en el Reino Unido). Los alimentos ultra-procesados más de las veces aportan del 40 al 60% de la energía total de la dieta, con un alto índice de obesidad también. La obesidad se determina por varios factores, no solo por el consumo de alimentos ultra-procesados. Un factor es el poder adquisitivo, ya que estos alimentos son más caros que los alimentos frescos o sin procesar. Desde luego que el sedentarismo y falta de ejercicio aumentan el índice de obesidad. Es decir, los hábitos alimentarios y la búsqueda de una vida más sana deben ser los principales factores que mantengan a la obesidad, y enfermedades crónicas asociadas, lejos de nosotros.

¿Qué es un alimento ultra-procesado? Hay una clasificación de alimentos llamada NOVA. La clasificación NOVA categoriza los alimentos de acuerdo a la extensión y propósito del procesamiento, más que por el contenido nutricional, en base al significado del procesamiento industrial, particularmente los métodos e ingredientes desarrollados o creados por la moderna industria, sobre la naturaleza de los alimentos y el estado de la salud humana. Hay entonces cuatro categorías NOVA:

NOVA 1. Alimentos mínimamente procesados o alimentos naturales. El proceso de implica remover partes no comestibles, secado, exprimido, molido, filtrado, tostado, hervido, pasteurizado, refrigerado, congelado, empacado al vacio, o fermentado (no alcohólica) de los alimentos. Ninguno de estos procesos implica la adición de sal, azúcar, aceites o grasas al alimento original. El objetivo es extender la vida de anaquel de alimentos sin procesar, permitiendo el almacenamiento. Contienen aditivos que preservan las propiedades originales, como antioxidantes.

NOVA 2. Ingredientes culinarios procesados. Son substancias obtenidas directamente del grupo 1, o por procesos naturales como prensado, refinado, triturado o molido, o secado por aspersión. El propósito es hacer productos que se utilizan en cocinas para preparar, sazonar y cocinar los alimentos del grupo 1, de manera que sean más sabrosos y se disfruten al ser preparados en casa (sopitas, caldos, pan, ensaladas, bebidas, postres, y otros). Ingredientes como el vinagre, aceites vegetales, grasas como mantequilla, pueden contener también algún conservador como antioxidante.

NOVA 3. Alimentos procesados. Son productos simples hechos mediante la adición de azúcar, aceite, sal, y tienen de dos a tres ingredientes. El proceso incluye varios métodos de preservación o cocimiento, como en el pan o queso, o fermentaciones. Ejemplos de estos son los vegetales envasados, nueces y semillas, carnes curadas o ahumadas, enlatados, frutas en almíbar, queso y pan. Pueden contener aditivos para conservar sus propiedades originales o resistir la contaminación microbiana. La cerveza, la cidra y el vino están en este grupo.

NOVA 4. Alimentos ultra-procesados. Son formulaciones industriales y tienen típicamente 5 o más ingredientes, utilizados en alimentos procesados como azucares, grasas, aceites, sal, antioxidantes, estabilizadores y conservadores. Hay ingredientes utilizados solo en este grupo que no son usados en la preparación culinaria, e incluyen aditivos para imitar características sensoriales del grupo 1, o disfrazar sensaciones no agradables del producto final. Caseína, lactosa, suero de leche, gluten son derivados que se encuentran en estos alimentos. Grasas hidrogenadas o aceites interesterificados, proteínas hidrolizadas, aislado de proteína de soya, maltodextrina, azúcar invertido, o jarabe de alta fructosa son utilizados. Colorantes, estabilizadores de color, saborizantes, mejoradores de sabor, edulcorantes e ingredientes como emulsionantes, anti-apelmazantes, humectantes, también están presentes. Procesos industriales como extrusión, moldeo, freído profundo son también utilizados. El principal objetivo de es crear productos listos-para-comer, beber o calentar, reemplazando a los alimentos sin procesar o mínimamente procesados. Son altamente agradables al paladar, sofisticados, atractivos en el empaque, y tienen una fuerte publicidad. Las bebidas carbonatadas, helados, chocolates, pan empacado, margarina, barras de energía o fibra, yogurts, salsas o sopas instantáneas, nuggets, salchichas y hamburguesas y otros re-estructurados, queso procesado envasado o en rebanadas, son de este grupo. Dicen ser saludables, no engordar o estar fortificados. Cuando los del grupo 1 o 3 tienen sabores artificiales o edulcorantes, pasan a ser ultra-procesados. Las bebidas destiladas caen aquí también. Tienen una larguísima vida de anaquel y un perfil nutricional de energía muy denso y están diseñados para ser consumidos en donde sea y cuando sea.

*Doctor en Alimentos
 

 
 
 

Estrés, una de las causas principales para desarrollar bruxismo

 

Se presenta en 60 por ciento de adultos jóvenes.

Los síntomas son: dolores de cabeza, muscular y de cuello, molestias en el oído, mareos, desgaste de los dientes y rigidez.

La ansiedad, estrés y tensión emocional pueden causar padecimientos como el bruxismo, acto involuntario de rechinar los dientes. Se presenta en el 60 por ciento de adultos de entre 30 y 59 años de edad. afirmó el especialista en cirugía maxilofacial, del Servicio de Estomatología del Hospital General de México “Eduardo Liceaga”, Roberto Rodríguez.

Se trata, explicó, de un padecimiento que se presenta en adultos jóvenes con síntomas como: dolores de cabeza, muscular y de cuello, molestias en el oído, mareos, desgaste de los dientes y rigidez.

El especialista detalló que también hay enfermedades relacionadas con el bruxismo, entre ellas, depresión, ansiedad, Síndrome de Down, parálisis cerebral infantil debido a las contracciones severas que presentan.

El tratamiento, puntualizó es multidisciplinario con ayuda del psiquiatra y el odontólogo, para prevenir que la enfermedad avance, ya que por sí solo el paciente no puede detectarlo.

El paciente debe acudir a las revisiones periódicas con el dentista para evitar efectos secundarios, como la caída de las piezas dentales y fractura de mandíbula. También debe solicitar atención psiquiátrica para recibir tratamiento farmacológico, además del uso de relajantes musculares y ejercicio de bajo impacto para reducir la tensión que lleva a apretar los dientes.

Finalmente dijo que este padecimiento no se erradica, solo se controla. Por ello se debe acudir al dentista para su detección oportuna.
 

 
 

Uso prolongado de fajas causa problemas de ciática

 

Este tipo de prendas solo deben utilizarse previa prescripción médica.

Importante realizar ejercicios para fortalecer la caja torácica.

La ciática, uno de los principales problemas de discapacidad para caminar, puede ser causado con el uso prolongado de fajas lumbares o cinturillas, alertó la doctora María Dolores Enciso González, adscrita al Servicio de Medicina del Deporte del Hospital Juárez de México.

En entrevista, indicó que este tipo de prendas solo deben utilizarse previa prescripción médica y por el tiempo indicado por el especialista, debido a que los músculos pierden fuerza por mantenerse en estado de reposo.

Explicó que esta musculatura mantiene en posición recta la estructura ósea, por lo que es importante realizar ejercicios para fortalecer el abdomen.

La doctora Enciso González indicó que cuando se tienen músculos flojos, se cierran los espacios intervertebrales y se comprimen los nervios, lo que provoca dolor en el nervio ciático hacia una o ambas piernas.

Reconoció que generalmente, a la espalda se le dan pocos cuidados, a pesar de que es una parte vital del cuerpo que evita problemas severos en la población como encorvamiento, dolores en cuello, lumbalgia, sufrir distenciones, hernias discales o compresiones en las raíces nerviosas, entre otros.

La especialista destacó que la higiene de columna, permite mantener la estructura ósea en una postura correcta, sin importar que se esté en reposo o en movimiento.

Al sentarse, aconsejó hacerlo en la silla que permita apoyar la planta del pie al piso. Los codos y los antebrazos deben de estar recargados en una superficie, para evitar lesiones.

“Cuando estamos trabajando frente a un escritorio y tenemos un aparato de computación, la visión debe de tener un grado de 45 grados para no lesionar el cuello. La mano no se debe apoyar en el mouse, para que no se lastimen los nervios del antebrazo”.

Para acostarse de manera lateral, se deben utilizar una serie de cojines o almohadas: una debajo de la oreja, otra entre las rodillas, (para que la cadera no caiga y estire los músculos de la columna), y otra en los tobillos.

La doctora Encino González recomendó no dormir bocabajo, debido a que esa posición lastima la columna lumbar y puede producir algunos problemas en las raíces nerviosas.